Deportes

La diplomacia entra a la catafixia de AMLO

La sorpresa ya no es el perfil de los designados como embajadores y cónsules, la sorpresa consiste en el silencio de varios lambiscones del SEM

El Servicio Exterior Mexicano, a la banca.

Las propuestas o designaciones de embajadores y cónsules por parte del presidente López Obrador se han convertido en una especie de catafixia tipo Chabelo, donde el premio podría consistir en despachar desde un bello palacio del Paseo de la Bonanova en Barcelona (consulado de México) o quedarse con una piñata de cartón en las manos, como les ha ocurrido a decenas de jóvenes diplomáticos que decidieron apostar desde hace 20 años por el Servicio Exterior Mexicano (SEM), pero que, al día de hoy, no reciben oportunidades para ascender.

Parecen lejanos los tiempos en los que Claudia Pavlovich, siendo gobernadora de Sonora, le pedía al subsecretario de Comunicaciones y Transportes Raúl Murrieta repetir una licitación para que sus cuates pudieran ganarla (la grabación de la charla la reveló el periódico Reforma).

Alfonso Durazo ganó la gubernatura de Sonora, y como premio, Pavlovich podrá despachar desde el bonito palacio del Paseo de la Bonanova de Barcelona. Pavlovich, a diferencia de Quirino Ordaz, no tendrá que obtener el beneplácito del Gobierno de España. En ese palacio también despachó Fidel Herrera, enviado por el entonces presidente Peña Nieto.

El exgobernador de Campeche, el también priista Carlos Miguel Aysa, obtuvo en la catafixia la embajada en Repúbica Dominicana. La morenista Layda Sansores ganó la gubernatura de Campeche.

Laura Esquivel, Eduardo Villegas y Pedro Salmerón, cercanos a la esposa del presidente, irían a Brasil, Rusia y Panamá, respectivamente.

Salmerón comentó en su momentoque el comando que intentó secuestrar y asesinó al empresario Eugenio Garza Sada, se integraba por “jóvenes valientes”.

En el ITAM, varias alumnas han revelado que fueron acosadas por Salmerón.

A Nicaragua y Venezuela tampoco irán profesionales de la diplomacia. El activista oaxaqueño Leopoldo de Gyves recibirá el beneplácito de parte de Nicolás Maduro.

El periodista Guillermo Zamora, autor del libro Goebbels vs Hugo Chávez, irá a Nicaragua, cuyo dictador Daniel Ortega acaba de realizar una parodia electoral.

Lo rescatable de ayer fue el nombramiento de Alicia Bárcena como directora del Instituto Matías Romero, sin embargo, la decisión parece la antesala de su nombramiento como secretaria de Relaciones Exteriores en el momento en que Marcelo Ebrard la deje para comenzar su campaña con miras al 2024.

La sorpresa ya no es el perfil de los designados como embajadores y cónsules, la sorpresa consiste en el silencio de varios lambiscones del SEM.

@faustopretelin

Archivado en:

Diplomacia Nicaragua Venezuela dictadura AMLO crisis económica corrupción de funcionarios Globali… ¿qué? Fausto Pretelin Muñoz de Cote Consultor, académico, editor

Globali… ¿qué? Fue profesor investigador en el departamento de Estudios Internacionales del ITAM, publicó el libro Referéndum Twitter y fue editor y colaborador en diversos periódicos como 24 Horas, El Universal, Milenio. Ha publicado en revistas como Foreign Affairs, Le Monde Diplomatique, Life&Style, Chilango y Revuelta. Actualmente es editor y columnista en El Economista.

Lee más de este autor La diplomacia entra a la catafixia de AMLO

Putin examina a Biden y a la OTAN

Marcelo Ebrard tiene razón

México hace públicas sus inconsistencias en caso Nicaragua

Macron va a “fastidiar” a los antivacuna (para ganar las elecciones)