Deportes

Bolívar, segundo con menos muertes por COVID-19 en la Región Caribe

D espués de Cesar, Bolívar ocupa el segundo puesto entre los departamentos de la Región Caribe con menos mortalidad por causa del COVID-19

D espués de Cesar, Bolívar ocupa el segundo puesto entre los departamentos de la Región Caribe con menos mortalidad por causa del COVID-19.

Sin embargo, la gerencia para el COVID-19 en Bolívar dice tener claro que, desde hace muchos años, los servicios hospitalarios de la subregión de los Montes de María (o centro de Bolívar) han necesitado complementarse y apoyarse con establecimientos médicos de las grandes ciudades del Caribe colombiano, para obtener atención de segundo y tercer nivel, dado que se trata de municipios que carecen de un desarrollo de respuesta hospitalaria para alta complejidad. Dicho de otro modo: esa necesidad no es nueva ni está ocurriendo por efectos de la pandemia. La misma situación se presenta en las localidades del norte y sur de Bolívar.

La gerencia asegura que monitorea diariamente la situación en cada municipio, y tiene identificado a El Carmen de Bolívar como la localidad con unas características socio-políticas bastante peculiares, en el sentido de que cualquier episodio de salud se complejiza.

Willy Simancas Mendoza, el gerente, pone como ejemplo reciente el de una menor de 15 años, quien murió en el hospital Nuestra Señora del Carmen, de El Carmen de Bolívar, tras padecer un coma diabético no relacionado con el coronavirus, pero el acontecimiento amenazó con convertirse en un debate político, entre la actual administración municipal y sus detractores.

Según el despacho departamental, la ciudad de Magangué arroja mayor mortalidad que El Carmen de Bolívar, pero sus pacientes se atienden en el Hospital La Divina Misericordia, de mediana complejidad, el cual ha ido mejorando sus condiciones sanitarias, además de que se le ha multiplicado el número de camas, con las cuales se atienden pacientes del sur de Bolívar, quienes no podrían acceder tan fácilmente a Cartagena o a Bucaramanga, empezando por las largas distancias y las dificultades de transporte.

La proximidad entre Cartagena y El Carmen de Bolívar favorece la atención de los pacientes que se compliquen, además de que la Heroica tiene baja ocupación hospitalaria de camas UCI, aspecto que la ubica en disponibilidad para garantizar la atención de contagiados que puedan agravarse en los Montes de María.

En El Carmen se han habilitado 15 camas de Unidad de Cuidados Intermedios, a la vez que se capacitó al recurso humano y se está a la espera de que el Ministerio de Salud envíe respiradores. La misma cartera considera que el Hospital Nuestra Señora del Carmen no tiene las condiciones para que se le habilite una Unidad de Cuidados Intensivos, toda vez que le falta personal especializado para tal fin.

No obstante, la gerencia hizo saber al Minsalud que si la situación se vuelve insostenible en Cartagena y no hay disponibilidad de camas, se dialogará con la EPS Mutual Ser y la fundación que opera el hospital de El Carmen, con el fin de habilitar las camas UCI, que ya fueron compradas con todo su equipamiento, faltando solamente los 30 respiradores que se necesitan, los cuales deben seguirse buscando, puesto que las ofertas actuales están a precios muy elevados y la administración departamental no desea exponerse a una sanción nacional.

La situación en los municipios tiende a causar mayor impacto, debido a que se trata de conglomerados pequeños, en los que el registro de catorce muertos provocaría un escándalo de marca mayor, como en el caso de Magangué, que está llegando a 32 muertos, convirtiéndose así en el municipio bolivarense con más fallecimientos por COVID-19, seguido de Turbaco y El Carmen de Bolívar. Pero es Turbaco el municipio con más casos de coronavirus, mientras que El Carmen es el cuarto con más contagiados.

Hasta el momento, las estrategias que se han impuesto en Bolívar tienen que ver, primero que todo, con las medidas generales de toque de queda, la restricción de la movilidad y el control del comercio, lo cual se considera definitivo para contener y mitigar el crecimiento del contagio, sobre todo cuando se aplican los fines de semana, acompañados de la ley seca.

Lo anterior, ligado a las acciones de comunicación y pedagogía, para informarles a los ciudadanos la importancia del uso del tapaboca, el lavado frecuente de manos y el evitar las aglomeraciones. Son estas las armas más poderosas que usan los funcionarios de la salud para recorrer los municipios y visitar hospitales.

“Estas medidas –opina Simancas Mendoza— son las más eficaces para poder salir a trabajar y manejar la economía racionalmente. El resto no son más que irresponsabilidades, como las de algunos médicos inescrupulosos, quienes suministran a sus pacientes ciertos medicamentos que no tienen ninguna efectividad en el manejo de la infección por coronavirus. Hasta el momento no se ha conocido ningún estudio serio que demuestre que la invermectina, combinada con azitromicina y dexametozona, en pacientes sintomáticos leves –o asintomáticos–, tiene utilidad”.

La situación descrita parece tener sus raíces en el seguimiento a las redes sociales por parte de algunos ciudadanos, quienes buscan el tratamiento milagroso, en lugar de apelar a la paciencia, como dicen el gerente y demás autoridades de salud en Bolívar, que han recomendado calma a ciertos alcaldes que no quieren verse atacados por sus contendores políticos.

Al mismo tiempo, el contacto permanente con las comunidades es fundamental, puesto que entre ellas hay sectores difíciles de convencer, y son los que constantemente se hacen acreedores a sanciones por parte de las autoridades policiales. “Pero los mandatarios no pueden cansarse de educar a la gente”, recomiendan los expertos en salud y comunidades.

En cada municipio se viven momentos de ansiedad y angustia cuando se presentan los primeros casos. En El Carmen de Bolívar se han experimentado dos picos: uno inicial, donde tanto el personal médico como la administración municipal perdieron el control, puesto que en esa población cada emergencia de salud se maneja de manera mediáticamente escandalosa, como el reconocido caso de la vacuna del papiloma humano.

“Otra estrategia que hemos puesto en práctica –anota Simancas— es apretar a las EPS, que se concentraron en Cartagena haciendo búsqueda activa de casos, mientras que en los municipios no lo hacían, como si los campesinos fueran de segunda categoría. Pero les dijimos bien claro, delante de los organismos de control, que las visitas domiciliarias también tenían que hacerlas en las zonas rurales y que no les toleraríamos el abandono en que los estaban sumiendo”.

En consecuencia, la autoridad departamental ya sumó tres semanas, aproximadamente, haciendo seguimiento a las EPS, lo mismo que organizando reuniones con los alcaldes, los organismos de control y los gerentes de las empresas de salud, para revisar los avances semanales de lo que van haciendo; e inmediatamente quedan notificados de las acciones que deben poner en marcha.

En cuanto a esto último, se espera que las EPS cumplan visitas domiciliarias a las personas de la tercera edad, pues la mayoría padecen enfermedades de base como diabetes e hipertensión, por lo cual los alcaldes deben enfilarse a que tales empresas no descuiden ese renglón, con el fin de prevenir y no esperar que el paciente llegue al hospital y fallezca.

Además, hace más de dos meses la Gobernación de Bolívar dispuso y desplegó 350 camas hospitalarias en la mayoría de los municipios para aislar a las personas que, por cuestiones de hacinamiento, no pudieron quedarse en sus casas en aras de no poner en riesgo a algún miembro de la familia de la tercera edad o con enfermedad crónica.

Dichas camas se distribuyeron, principalmente, en los municipios cercanos a Cartagena: en Turbaco hay una casa COVID y en Arjona un centro de convivencia COVID con 30 camas.

“Es decir, las condiciones están dadas, pero se debe actuar. En el centro de Bolívar le dimos más de 30 camas a la clínica Giovanny Cristini; y al Hospital Nuestra Señora del Carmen le dimos 25. El asunto es no estar armando alharacas, ya que en Bolívar no pasamos de 104 fallecimientos, según los informes del Instituto Nacional de Salud, a corte del 27 de julio”.

Casos confirmados:

Muertes:

Letalidad:3,09%

Positividad:19,94%

Camas de Uci:

45.4523.456

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4523456

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4523456

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4523456

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4521107

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4523456

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4523456

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4523456

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4523456

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4523456

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4523456

Caos confirmados:

Muertes:

Letalidad:

Positividad:

Camas de Uci:

45.4523456