Política

¿Sabes cuál es tu tipo de memoria? Descubre las que hay

3. Memoria declarativa:

Como parte de la memoria de largo plazo, se refiere al contenido de lo que se almacena

La memoria no es un órgano concreto, sino que es una estructura cerebral que interviene en complejos procesos que nos permiten registrar, almacenar y acceder a distintos tipos de información.

Si bien intervienen complejos circuitos neuronales, en términos generales, la memoria se desenvuelve de la siguiente manera:

Una primera fase de codificación. Aquí se hace una primera lectura de la información que luego será almacenada. La concentración, la atención y la motivación de la persona son aspectos claves en la selección de lo que se almacenará.

El almacenamiento es la segunda y se refiere a la retención de la información. Una tercera es la de recuperación, que se refiere a la posibilidad de disponer de dicha información cuando la precisamos.

Existen distintos criterios para clasificar la memoria. Entre los más habituales se distingue la temporalidad, el formato de la información que aloja y el tipo de información que se almacena.

Respecto a la temporalidad, hablamos de dos tipos de memoria: a corto y a largo plazo. Dentro de esta última, también podríamos valernos de otro criterio que la subdivida en más partes, como veremos a continuación.

1. Memoria de corto plazo:

Esta memoria tiene una capacidad limitada. En general, puede retener como máximo 7 ítems de manera simultánea.

También el tiempo de retención de la información es breve, con un máximo de 20 segundos. Aquí la atención y la concentración son claves, ya que si estamos distraídos, la capacidad de la memoria de corto plazo se ve reducida.

Además, suele mencionarse la memoria de trabajo aquí. Implica el manejo y la organización de la información para el logro de un objetivo concreto.

2. Memoria de largo plazo:

La memoria de largo plazo es más estable y duradera. Dentro de ella, como ya adelantamos, se ha propuesto una subclasificación, donde encontramos la de tipo declarativa y la procedimental.

3. Memoria declarativa:

Como parte de la memoria de largo plazo, se refiere al contenido de lo que se almacena.

La memoria episódica nos permite recordar hechos concretos referidos a nuestra propia biografía y que están vinculados a un tiempo y un lugar determinado. En ella se alojan sucesos que identificamos como personales.

Por otro lado, la memoria semántica nos permite recordar en términos más generales y está vinculada a nuestra comprensión del mundo. También se aloja aquí el significado de conceptos y el vocabulario.

4. Memoria procedimental:

Esta otra parte de la memoria a largo plazo se refiere a recordar el paso a paso de una receta, por ejemplo. Permite recuperar información sobre habilidades motoras.

En este caso, cuando la información se consolida, aparece en automático, como por inercia. No es necesario repasar el procedimiento una y otra vez.

5. Memoria sensorial:

Respecto al formato de la información, la sensorial es aquella que registra o almacena la información considerando los sentidos. Nos acordamos del olor de la torta de la abuela o del tacto suave de nuestra mascota, por ejemplo.

6. Memoria verbal:

Se refiere a la información almacenada en formato de palabras, ya sean escritas o verbales.

Ten la información al instante en tu celular. Únete al grupo de Diario Primicia en WhatsApp a través del siguiente link:  https://chat.whatsapp.com/ JNpbhDD1NTj4ShvwC6si5b

También estamos en Telegram como @DiarioPrimicia, únete aquí: https://t.me/ diarioprimicia

Lea También: Rusia dio un paso más para que la Sputnik V sea avalada por la OMS Investigación: Anticuerpos en la leche materna permanecen hasta 10 meses después del covid-19