Deportes

Así fue la gestión de candidatos presidenciales durante sus alcaldías

Bancamiga
El Ejecutivo prohibirá en cinco años la venta de cigarrillos fuera de los estancos

Para ese momento, no hubo registro de los resultados de las calificadoras. 

MARIANA GUERRERO ÁLVAREZ

Portafolio

Cada vez está más cerca la contienda electoral por la presidencia, la cual se llevará a cabo el próximo 29 de mayo. La primera vuelta la disputan diferentes candidatos que en su mayoría han tenido cargos públicos en el pasado, en alcaldías o gobernaciones.

Puntualmente, Gustavo Petro, Federico Gutiérrez, Sergio Fajardo, Rodolfo Hernández y Luis Pérez. Ellos, actualmente, se enfrentan por el cargo público más importante del país. El cual acarrea ciertos retos de gestión aún más en la coyuntura actual.

(Lea:  Mayoría de candidatos le dará más impulso a inversión minera ). 

Este fue el panorama de los mandatos de cada uno bajo el criterio de las calificadoras.

GUSTAVO PETRO – ALCALDÍA DE BOGOTÁ 

GUSTAVO PETRO

EL TIEMPO

El actual líder del Pacto Histórico se convirtió en Alcalde Mayor de Bogotá el 1 de enero de 2012. Estuvo en el cargo hasta marzo de 2014, cuando fue destituido tras la decisión de la Procuraduría General de la Nación debido a la crisis de basuras que se presentó en la capital en diciembre de 2012.

Sin embargo, Petro interpuso un recurso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Finalmente, el Consejo de Estado revocó la decisión de destituirlo y el 23 de abril de 2014 volvió a su cargo hasta diciembre de 2015, según reportó EL TIEMPO en ese momento. 

Ahora bien, según las veedurías realizadas a su mandato como alcalde, se estableció que solo logró alcanzar el 57 % de las metas propuestas. Su alcaldía se enfocó en la apuesta por programas sociales y, a su vez, se reportó el descuido en cuestiones de seguridad y movilidad, de acuerdo con expertos consultados por El Espectador. 

Por un lado, se reportaron avances en la atención a la primera infancia, salud y educación. No obstante, en temas de infraestructura y gestión de riesgo y cambio climático, no se vio el mismo abordaje. Por ejemplo, la Alcaldía no cumplió con las metas de construcción de nuevos colegios y equipamientos de hospitales, según la Silla Vacía. 

En el mandato de Petro también se volvió común la contratación directa. Del presupuesto total, que fueron 52,5 billones de pesos, se ejecutó, hasta septiembre de 2015, 30,4 billones. Es decir, el 57,10 %, de acuerdo con El Espectador. 

En cuanto a las calificadoras, en 2014, después de la destitución, Moody’s presentó una perspectiva de calificación estable , indicando que la valoración de riesgo de Bogotá había mejorado. Por lo tanto, elevó de Baa3 a Baa2 las calificaciones de la ciudad como emisor de deuda (escala global en moneda local y extranjera).

Junto a ello, ese mismo año, la agencia Fitch también mejoró las calificaciones crediticias de la capital, al pasar de BBB a BBB a largo plazo y en moneda local de BBB a BBB+. Lo anterior, justificado por un desempeño financiero sólido en los últimos años, indicadores de deuda manejables y un fuerte perfil socioeconómico. Los mayores riesgos, para ese momento, eran las necesidades sociales y de infraestructura.

(Siga leyendo:  Así proponen los candidatos combatir la alta inflación del país ). 

Para 2015, Standard & Poor’s reportó que hubo una satisfactoria administración financiera del Distrito, aún con la inestabilidad política del país en ese momento. Ahora bien, reconocieron una lenta inversión e infraestructura pública. El desempeño presupuestal también fue calificado como bueno y con bajo riesgo de desbordar su liquidez o nivel de deuda.

Junto a ello, la calificadora consideró que la flexibilidad presupuestal era limitada tras los importantes gastos en educación y salud que se habían hecho en los últimos años.

‘FICO’ GUTIÉRREZ – ALCALDÍA DE MEDELLÍN

Federico Gutiérrez, candidato presidencial.

Archivo

Federico Gutiérrez se convirtió en Alcalde de Medellín el 1 de enero de 2016 y su mandato duró hasta enero de 2020. Su gobierno lo cerró con una de la s imágenes favorables más altas del país , del 85,8 %.

Analistas destacaron que, en su periodo de mandato, Gutiérrez aumentó la inversión privada, la creación de empresas y cumplió con el crecimiento de la base empresarial de la ciudad. A su vez, amplió la cobertura educativa y creció la incersión en turismo. No obstante, sus decisiones en cuestiones de seguridad se calificaron como sesgadas, ya que la gran mayoría se basaron en reportes de la Policía, según informó EL TIEMPO.

Ahora bien, las cifras de crecimiento empresarial no se vieron reflejadas en el empleo, que durante los 4 años de mandato no bajó de dos dígitos. En cuanto a seguridad, se reportaron 161 cabecillas y 3.700 integrantes de estructuras criminales capturados, informó el diario citado. 

Sin embargo, para ese momento el alcalde fue acusado de manipular las cifras y, desde el inicio de su mandato, el número de homicidios aumentó año tras año. También los índices de hurto y tráfico de droga s estaban presentando un desbordamiento, de acuerdo con información de EL TIEMPO

En 2016, Fitch Ratings rebajó de estable a negativa la calificación crediticia de Medellín producto de una baja perspectiva sobre la evolución de las cuentas del gobierno nacional. A su vez, destacó que era un buen lugar para inversionistas por su papel en la economía del país. En ese momento, aseguraron que la ciudad contaba con una buena administración de impuestos y el soporte de EPM. En sus debilidades encontraron el alto nivel de deuda y la baja cobertura de su pasivo pensional.

Para 2018, la entidad emitió una alerta por la posible rebaja en la calificación de EPM con un impacto negativo en la ciudad de Medellín. Lo anterior, producto de los retrasos en la construcción de la planta hidroeléctrica de Ituango. No obstante, ese mismo año subió su calificación de largo plazo respecto al Metro de Medellín.

(Lea:  Generación de empleo: lo que proponen los candidatos a la Presidencia ). 

Cerca al final de su mandato, en 2019, la calificadora Moody’s había otorgado por quinto año consecutivo la calificación internacional en Baa2 a Medellín en cuanto al grado de inversión. Para ese momento, se reconoció a la capital de Antioquia como la segunda ciudad más importante del país después de Bogotá. En ambas ciudades la perspectiva cambió de negativa a estable. Lo anterior, producto de unos niveles de deuda que eran manejables.

Ese mismo año, Fitch Ratings ratificó su calificación AAA a Medellín y destacó la gestión y gobernanza de su visión a largo plazo. Junto a ello, la deuda de la ciudad iba acorde a la evolución de ingresos y moderación de gastos.

RODOLFO HERNÁNDEZ – ALCALDÍA DE BUCARAMANGA

Rodolfo Hernández creó su fortuna en el sector de la construcción.

Archivo EL TIEMPO

El ingeniero ejerció como alcalde de Bucaramanga desde enero de 2016 a septiembre de 2019. No obstante, en noviembre de 2018 la Procuraduría abrió una investigación y lo suspendió del cargo durante tres meses por una agresión a Jhon Claro, concejal de dicha ciudad.

Después, sufrió otra suspensión que lo hizo enfrentarse a una investigación disciplinaria por presunta participación en política siendo alcalde. El 17 de septiembre, Hernández optó por renunciar al cargo.

Durante su alcaldía, el ingeniero se destacó por la lucha contra la corrupción , la reducción de la deuda externa del municipio y la inversión en sectores como cultura y deporte. Por otra parte, la deuda del sistema de Metrolínea se duplicó durante su mandato y el número de pasajeros se redujo un 10 %. Hernández tampoco cumplió con su promesa de llevar a cabo los portales del Norte de Bucaramanga y Piedecuesta.

Aún así, el actual candidato presidencial terminó su mandato con un 84 % de aprobación de su gestión, de acuerdo con la encuesta de la firma de Guarumo.

En términos económicos, la alcaldía de Rodolfo redujo e l déficit de tesorería c on el que empezó a cero. En su último año, la percepción de inseguridad aumentó, de acuerdo con información de EL TIEMPO

Para 2017, la calificadora Fitch Ratings elevó la calificación de Bucaramanga a estable. La entidad explicó, en ese momento, que el contexto socioeconómico de la ciudad le permitía tener finanzas robustas e indicadores de eficiencia operacional fuertes.

(Lea:  El futuro de los TLC divide a los candidatos presidenciales ). 

No obstante, los limitantes de la calificación fueron producto de un historial de gobernanza débil que hicieron que ” la posición de liquidez del municipio se deteriorara fuertemente durante los últimos 5 años. Asimismo, la calificación está limitada por el historial de incumplimiento reciente de un crédito de tesorería en diciembre de 2015 “.

La calificadora destacó la evolución positiva del estado del déficit de tesorería que se había dado durante el gobierno de Hernández.

SERGIO FAJARDO – ALCALDÍA DE MEDELLÍN

Sergio Fajardo, candidato de la coalición Centro Esperanza.

Archivo EL TIEMPO

El ‘profe’ fue alcalde de Medellín entre enero de 2004 a diciembre de 2007. Después, en 2012, empezó a ejercer como gobernador de Antioquia, hasta diciembre de 2015. 

En ambas administraciones se llevó el premio a mejor alcalde y mejor gobernador. En estos periodos se destacó por defender las banderas de la educación y la lucha contra la corrupción. 

Gran parte del presupuesto de su alcaldía fue destinado a educación, haciendo mejora de los índices de calidad de hasta 8 puntos porcentuales . Junto a la ampliación de cobertura en educación preescolar. Como gobernador logró la reducción de la deserción escolar, de acuerdo con EL TIEMPO.

A su vez, logró reducir las tasas de homicidios en Medellín. Antes de su mandato era 92,9 por cada 100 mil habitante s. En 2007, su último año como alcalde, fue de 34 por cada 100 mil. La más baja desde los años 80, según el medio citado. 

No obstante, fue un periodo en el que las bandas y combos delicuenciales quedaron bajo el control de la Oficina de Envigado. En este sentido, analistas coinciden en que Fajardo se abstuvo de involucrarse en este ambiente y se apegó a los reportes oficiales de la Policía, la Fiscalía y el Gobierno Nacional, reportó EL TIEMPO

(Además:  Mayor cobertura y calidad en servicios públicos: candidatos ). 

Durante la gobernación de Antioquia tuvo que enfrentar los problemas que trajo Hidroituango . Eso hizo que en 2021 la Contraloría lo acusara de detrimento patrimonial de 4,2 billones de pesos por las demoras y obras adicionales de la hidroeléctrica.

Para ese momento, no hubo registro de los resultados de las calificadoras. 

MARIANA GUERRERO ÁLVAREZ

Portafolio

Tags