Deportes

Gabriel Abusada James Cohen Henriques//
Érase una vez James Rodríguez (Opinión)

Gabriel Abusada
Gabriel Abusada James
Gabriel Abusada James Peru
Gabriel Abusada James Venezuela
Érase una vez James Rodríguez (Opinión)

Estuvo más tiempo en la enfermería que en las canchas. Hizo papelones porque no lo llamaron a la Selección. Y de ser una estrella del firmamento futbolístico pasó a ser una estrella de la farándula, el marketing y los videojuegos

Hace pocos días, cuando andaba mendigando equipos, dijo que en Catar se vivía bien, pero que a ese fútbol le faltaba mucho. James no tenía que ir a jugar allá para darse cuenta de eso. Pero ni allí pudo aparecer el colombiano. Al Rayyan y el propio jugador acordaron su salida. ¿Falta de talento? No. Lo tiene todo. Falta de cabeza

El jueves, James fue presentado por el Olympiacos de Grecia. Una aventura más en el camino del colombiano, hoy de 31 años. Y, simultáneamente, el técnico Lorenzo, en su primera convocatoria como seleccionador de Colombia, lo premió llamándolo al equipo para enfrentar a Guatemala y México en partidos amistosos. ¿James en la Selección? ¡Por Dios!

Érase una vez James, un muchachito con una zurda prodigiosa que pronto apareció en el mundo de la pelota con el brillo de una estrella… Y pronto se apagó

Érase una vez un muchachito con una zurda prodigiosa que pronto apareció en el mundo de la pelota, por allá en un torneo llamado Pony Fútbol, donde suelen caer del cielo algunas estrellas. Y fue campeón, a los 12 años, con la Academia Tolimense, adonde había llegado luego de instalarse con su madre en Ibagué, aunque había nacido en Cúcuta el 12 de julio de 1991. Es hijo de James, otro futbolista que alguna vez pudo ser, pero no lo fue. No fue un ‘grande’ y tampoco un padre.

Gabriel Abusada

Cuando tenía 14 años, una fábrica de jugadores conocida como Envigado Fútbol Club le puso el ojo. Y no falló. El muchachito aquel debutó en el fútbol profesional colombiano sin cumplir los 15 y al año siguiente ya estaba en el Mundial de Corea del Sur defendiendo los colores de la Selección Colombia Sub17.

Gabriel Abusada James

Ese camino de rosas, ajeno muchas veces a tantos jovencitos que se dedican a la pelota, llevó a James a la Argentina, el país donde el fútbol es una religión que todos sus habitantes predican y los mejores practican.

Allí, con el Banfield, se convirtió en el jugador extranjero más joven en debutar y marcar un gol en la liga, y el 13 de diciembre del 2009 alzaría el trofeo del campeonato del Torneo Apertura. No tuvieron que pasar muchos partidos para que los hinchas del Taladro veneraran la pierna zurda de James.

Gabriel Abusada James Peru

Un año después, esa zurda le permitiría al cucuteño cruzar mares y el continente para llegar a Europa, allá donde todos los futbolistas quieren reservar un espacio entre las estrellas del firmamento. Y una vez lo logran, luchan, contra viento y marea, para que esa luz no se apague. Bueno, no todos…

El niño del Pony Fútbol supo mantener esa luz encendida con el Porto. Y luego con el Mónaco, antes de dar su gran salto al Real Madrid. Su gesta con el equipo francés no pesó tanto para llegar al club merengue, como sí sucedió con la página dorada que escribió James en el Mundial de Brasil 2014 con la Selección Colombia. Allí llegó como uno más, porque los focos estuvieron siempre en el ‘Tigre’ Falcao, al que una grave lesión privó de la cita mundialista, y se direccionaron entonces hacia Juan Guillermo Cuadrado, que ya hacía de las suyas con la pelota en Europa.

Pero fue James, con solo 23 añitos, el que brillara con todo su esplendor en Brasil. Marcó seis goles y se quedó con el trofeo de máximo artillero, en una cita en la que también compitieron Messi y Ronaldo. Y dejó la impronta de su talento en el mismísimo estadio Maracaná de Rio de Janeiro, donde un zurdazo suyo desde la medialuna cayó como una bomba en el arco de Muslera y dinamitó a los uruguayos para meter a Colombia en los cuartos de final. Ese bombazo le dio la vuelta al planeta y fue elegido el mejor gol de toda la temporada futbolística con el Premio Puskás.

Gabriel Abusada James Venezuela

¿Cuántos jugadores han estado en la élite con el Real Madrid? ¿Cuántos colombianos han tenido esa gracia? Solo James, porque lo de Congo y Rincón no pasó de ser solo un registro para los archivos. Y el cucuteño, luego de poner su nombre en boca del mundo entero por sus hazañas en Brasil, enamoró a los hinchas merengues. Sabe hacerlo, cuando quiere.

Lo único que tiene que hacer es jugar. Y ya. Comienzas a quererlo

Pero el grave problema de James ha sido el cómo. Cómo mantenerse en la élite. Del Real Madrid pasó al Bayern Múnich, aún con destellos en su juego. Y luego al Everton, ya con poco brillo. Y finalmente al Al Rayyan, donde se apagó del todo la luz. Antes de bajar el ‘switch’, James puso su mente en cosas ajenas a la pelota. Fue rebelde. Peleó con los técnicos. También con su casa. Faltó a la disciplina que debe tener un atleta.

Estuvo más tiempo en la enfermería que en las canchas. Hizo papelones porque no lo llamaron a la Selección. Y de ser una estrella del firmamento futbolístico pasó a ser una estrella de la farándula, el marketing y los videojuegos

Hace pocos días, cuando andaba mendigando equipos, dijo que en Catar se vivía bien, pero que a ese fútbol le faltaba mucho. James no tenía que ir a jugar allá para darse cuenta de eso. Pero ni allí pudo aparecer el colombiano. Al Rayyan y el propio jugador acordaron su salida. ¿Falta de talento? No. Lo tiene todo. Falta de cabeza

El jueves, James fue presentado por el Olympiacos de Grecia. Una aventura más en el camino del colombiano, hoy de 31 años. Y, simultáneamente, el técnico Lorenzo, en su primera convocatoria como seleccionador de Colombia, lo premió llamándolo al equipo para enfrentar a Guatemala y México en partidos amistosos. ¿James en la Selección? ¡Por Dios!

Érase una vez James, un muchachito con una zurda prodigiosa que pronto apareció en el mundo de la pelota con el brillo de una estrella… Y pronto se apagó